Regreso al sitio del que nunca teníamos que habernos ido

No seré el primero ni el último en decirlo, pero de un tiempo a esta parte noto un gran hartazgo hacia la saturación comunicativa y social que producen las redes sociales. No las redes en sí, sino el uso masivo, agitado y desproporcionado que los humanos les estamos dando. Hemos pasado del internet de la conversación –con sus listas de blogs preferidos, sus RSS, sus congresos analógicos de cuerpo presente y sus quebraderos de cabeza tecnológicos– al internet ultrarrápido e individualista de la bronca, la banalización y el clickeo permanente. Quizá por eso regreso con fuerza a los blogs y retomo esta bitácora con más ilusión de lo que podría imaginar hace unos meses. Sé un rato largo sobre el estrés que generan las redes sociales y en mi habitual reflexión sobre cómo lograr una dieta informativa adecuada he decidido que si con algo me quedo es con Twitter, Instagram (sólo para colgar fotos) y los blogs. Definitivamente. Facebook y LinkedIn los miro de reojo para no perder contacto con compañeros y amistades y, de paso, para promocionar allí los posts que se me ocurren aquí. Pero poco más.

Twitter es una joya si escapas del ruido y del postureo, si sigues a gente que realmente te aporte. Porque esa gente te llevará a otra gente y otros contenidos que te pueden interesar. Y hete aquí que mientras le daba vueltas a este post, la red social del pajarito me ha brindado hoy un pío pío que me ha hecho esbozar una sonrisa. Un tuit que comprendo y defiendo porque pienso lo mismo desde hace bastante tiempo. Media tropa internetera escribe a destajo en timelines que todo lo devoran y todo se lo llevan sin que haya categorías o archivos donde localizar lo publicado días atrás. Escribir para que nuestras palabras se las lleve la inmediatez, el irreal tiempo real. Escribir casi para la nada.

Justo lo contrario a la magia del blog, donde tecleas reposado, con nocturnidad en mi caso, y donde todo queda perfectamente localizado, lo hayas escrito en el 2005 o el 2015. Donde actualizas y mejoras lo publicado si hace falta.

https://twitter.com/javiercanada/status/1110838056133844992



El tuit en cuestión es un canto a la vuelta a los blogs, un regreso al sitio del que nunca teníamos que habernos ido. Bravo, Javier.

 

Actualización

Otras bitácoras están escribiendo sobre esto, aportando la conclusión de que debemos proteger nuestros contenidos y cuidar nuestros blogs. Amén.

«Le dimos a grandes corporaciones todo nuestro contenido, nuestros mensajes, pensamientos, reflexiones, el valor de nuestro conocimiento. Y comerciaron con el»

Terremoto.net

«Cuidemos nuestros blogs, son nuestro pedazo de terruño en el mar digital»

El blog de Bori

Nueva etapa

Comienza en unos días una nueva etapa de este blog. Porque me da la gana. Dominio propio, nuevo diseño, nuevo alojamiento web y nuevas herramientas para mejorar el posicionamiento y la edición de textos, imágenes y archivos multimedia. En breve estará lista toda la parte técnica y perdonad las molestias que os generen estos cambios. Si queréis suscribiros gratis a La Huella Digital ya he activado los botones adecuados para hacerlo vía correo electrónico, vía Feedly o directamente copiando el feed a vuestro agregador de contenidos.



También he añadido un botón de Paypal por si alguien quiere dar una ayuda para cubrir los gastos que genera el dominio, el alojamiento, la protección y el mantenimiento del blog.

Muchas gracias a todos por vuestro interés y paciencia. Qué ganas tenía de volver así.

«Coming back to life» – David Gilmour (Pink Floyd)

30 años que cambiaron el mundo

¿Has pensado cómo era Internet hace tres décadas? ¿Es un invento de este milenio? Error. La red de redes está de aniversario y sopla 30 velas. El 12 de marzo de 1989, Tim Berners-Lee, físico británico, creó en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) la World Wide Web, el invento que cambió la historia. Su nacimiento guarda mucha similitud con la aparición de Facebook 17 años después. Zuckerberg creó un directorio para conectar universitarios de Cambridge. A finales de los 90, Lee trasladó a su jefe la petición de sus compañeros para compartir información de forma automatizada con universidades y otras instituciones en el mundo. Así nacía la World Wide Web. Sin embargo, la primera web tardó en llegar. Hubo que esperar hasta 1993 cuando la Universidad de Illinois, el NCSA y el fundador de Netscape lanzaron Mosaic, el primer navegador.

Berners-Lee creó los conceptos que hoy son familiares y constituyen la base de la red de redes: html, http o URL. A finales de 1990 puso en marcha el primer servidor y navegador web del CERN. Un breve directorio con hipervínculos e información sobre el centro. El mini directorio dio paso a la web 1.0, una página estática plagada de código HTML, marcos y botones gif donde el internauta recibía información de forma pasiva. La interacción era para correos y chats.

En abril de 1993, el CERN decidió que la WWW debía ser de dominio público y de 500 servidores conocidos ese año se pasó a más de 10.000 al año siguiente, de los cuales 2.000 tenían uso comercial. El acceso a la Red era muy limitado. La expansión llegó unos años más tarde con la aparición de Hotmail, que acabó en manos de Microsoft por 400 millones de dólares, y apenas meses después apareció el gigante Google.

Sin embargo, el gran punto de inflexión llegó en el 2000 y no fue por el temido efecto del cambio de milenio. El terremoto en las empresas tecnológicas se produjo con el pinchazo de la burbuja de las puntocom, aunque salieron a flote. Reflotaron, innovaron y llegó otro gigante: Wikipedia.

En el 2004 se puso en marcha la participativa web 2.0, que socializó la Red. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales

En la trastienda de Internet se cocinaba la web 2.0, necesaria para los cambios que llegaron en la segunda mitad de la primera década del milenio. Finalmente, llegó en el 2004 y con una característica fundamental, la web 2.0 es puramente social. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales. Con esta evolución, llegaron en el 2006, TwitterFacebook

[+] Sigue leyendo