«Examen de conciencia», una espeluznante serie documental sobre religiosos pederastas

Espeluznante. Así defino la serie documental «Examen de conciencia» que, bajo la dirección del periodista y cineasta Albert Solé, se sumerge en el oscuro mundo de los abusos sexuales a niños en el seno de la Iglesia. Pone los pelos de punta escuchar los valientes testimonios de aquellos menores que ahora son adultos y dan la cara hablando sin tapujos de unos episodios vergonzosos que les han marcado de por vida y han llenado de miedo sus cabezas.

Capítulos muy duros de ver

Los tres capítulos de la serie documental son muy duros de ver, pero hay que hacerlo para hacerse una idea de que estamos ante la punta de un iceberg sucio y muy dañino que la Iglesia española debe aniquilar cuanto antes. Cualquier abuso sexual a un niño es aberrante, pero que lo protagonice un religioso es totalmente irracional y contradictorio con lo que predica. La frase que lo resume todo la dice un abusado: «Que el miedo cambie de bando».

Nuevos casos tras ver el documental

El hilo conductor del documental lo lleva el psiquiatra infantil Miguel Ángel Hurtado, que sufrió abusos de un monje de la Abadía de Montserrat cuando era niño y ahora desvela su nombre. La propia emisión del documental, que se estrenó el 25 de enero, está sacando a la luz nuevos casos de pederastia. Todo hace presagiar que la cascada de vergüenzas se intensificará en los próximos meses dejando en evidencia a muchos encubridores.

No es un problema sólo de la Iglesia

Muchos pensarán que el documental es anticlericlal, pero no es así. De hecho, muchos abusados siguen declarándose creyentes. Pone el foco en un problema tremendo que ha destrozado la vida de muchos niños. Me gustaría que siguiese la serie de Netflix y que el foco de atención girase también hacia otros estamentos sociales. Desde las propias familias, hasta profesores, institutos, clubs y federaciones deportivas, etc. El abuso sexual a los niños no es un problema sólo de la Iglesia. Es una lacra social a nivel global en la que hay numerosos bandos y de la que muchos deberían hacer examen de conciencia.

La quietud inquieta del padre Ángel

No tiene desperdicio la entrevista que José Manuel Pan le hace en La Voz de Galicia a Ángel García Rodríguez (Mieres, 1937), más conocido como padre Ángel. Verdades como puños que invitan a reflexionar sobre lo fácil que es criticar y lo difícil que es hacer. Siempre he admirado a este sacerdote fundador y presidente de Mensajeros de la Paz. Por su sencillez, su sonrisa silenciosa, su quietud inquieta y su habilidad para sortear todos los obstáculos. Aquí van varias perlas de una conversación positiva que me alegró la semana:

«Los niños son hoy mucho más solidarios. Es difícil encontrar problemas de comportamiento entre niños de distintos países. ¿Por qué? Pues porque saben convivir».

——–

«No hay que ser tan agorero como algunos creen con el mundo del futuro. Dicen que va a ser peor, y se preguntan qué va a ser de nuestros niños, que vaya mundo que les dejamos, que vaya naturaleza les dejamos… Y eso no es verdad, porque les estamos dejando un mundo mucho mejor».

——–

«Seguimos viendo barcas llenas con personas que, si nadie rescata, se mueren. Pero cuando vino el Aquarius había casi mil voluntarios y personas de distintas instituciones esperándolos en el puerto. Y los 12 niños y su entrenador que estaban en una cueva en Tailandia, y había más de mil personas allí para rescatarlos. Si eso no es solidaridad, que venga Dios y lo vea».

——–

«En lo del Aquarius había casi mil personas para recibir a 60 o 100 refugiados. Hay algunos que critican a este presidente del Gobierno y a los ministros porque dicen que hacen publicidad. ¡Pues bendita publicidad! Creo que hay que criticar más al primer ministro de Italia, que dijo que no los quería en su país, que al de España, que dijo que los quiere en su país. Al nuestro lo critican porque dicen que quiso hacer un gesto, ¡pues bendito gesto!».

——–

«Sí, en España hay pobreza infantil. Lo estuvieron negando, pero el año pasado el Gobierno de Rajoy había sacado ya un presupuesto para erradicar la pobreza infantil. Por lo menos lo reconocieron, porque Montoro decía que Cáritas mentía y exageraba. Y ahora, este Gobierno no solo ha reconocido que hay pobreza infantil en España, sino que ha puesto un alto comisionado para la pobreza».

——–

«Me da mucha rabia que digan que los pobres son unos comediantes, cuando pasan frío y calor en esas colas para poder comer un simple bocata»…

¿Por qué hay tanta violencia física y sexual hacia niñas y niños?

La desaparición del niño Gabriel, 8 años, concluye hoy de la forma más tremenda y espeluznante posible. El caso conmociona a España, que ha quedado enmudecida este mediodía al conocerse su muerte violenta. Lo poco que sabemos a estas horas es que el cadáver de Gabriel Cruz fue hallado en el maletero del coche de la novia de su padre, que ha sido detenida en plena calle en la localidad de Vicar (Almería), tras un amplio despliegue policial. Increíble final.

¿Por qué?

Surgen cientos de preguntas por ahora sin respuesta, pero de todas ellas retumba la más potente cada vez que la víctima es un menor: ¿Por qué? ¿Por qué se mata a un niño inocente? ¿Qué se consigue? ¿Por qué hay tanta violencia física y sexual hacia niñas y niños? ¿A cambio de qué?

Suciedad interna

No hace falta ser padre o madre para ver la enorme indignidad de estos delitos. Pero cuando tienes a menores a tu cargo, todo se multiplica hasta el infinito y cada una de estas muertes de pequeños seres se siente casi como propia. No me refiero sólo a muertes físicas, sino también a muertes psíquicas. Cuando se viola o se abusa sexualmente de un menor se le mata por dentro y se le carga de una suciedad interna que arrastrará consigo toda la vida. Cuando muere un niño muere por dentro toda la familia. Esta última frase la pienso mucho últimamente…

Repugnancia ante los infanticidios

Por eso son especialmente repugnantes los delitos de uso, abuso y muerte violenta de menores. Por eso conmocionan a países enteros. Por eso los asesinos de niños y los asquerosos pederastas son carne de cañón en cualquier cárcel. Hasta los profesionales de la delincuencia detestan a estos presuntos humanos que disfrutan haciendo daño a los más pequeños. En cabeza alguna entra la lógica de estos delitos, la explicación a estos infanticidios. Porque no hay ni lógica ni explicaciones. Porque las víctimas son inocentes en lo mejor de su vida. Porque todo es contra natura. Y porque es lo más nauseabundo que un ser humano puede hacer.

DEP Gabriel. Maldito tu final.

###

La Voz de Galicia :: Demasiados Gabriel en el recuerdo | La crónica negra de infanticidios es tan extensa… Ahí están Asunta Basterra, las niñas de Alcácer, los hermanos Bretón…