Busquen otra disculpa para mantener el poderío de Apple y Silicon Valley

Las últimas amenazas del secretario de EE.UU. a Europa reconfirman que todo el culebrón alrededor de Huawei obedece más a una guerra comercial que a un miedo fundado al «ciberespionaje» que presuntamente practica. Mike Pompeo advirtió hoy a la UE de que Estados Unidos cambiará su «conducta» con respecto a la información que comparte con sus socios europeos si no toman medidas contra el gigante tecnológico chino Huawei. La última gota de esta guerra digital global es que la UE no ha vetado a la compañía china, que ofrece un producto muy competitivo para el desarrollo de la tecnología 5G, y eso pone de los nervios a Washington. Pompeo insiste en que la «tecnología del futuro» necesita «valores occidentales» y que el principal objetivo es impedir que la información estadounidense acabe «en manos del Partido Comunista Chino». Pues muy bien.

Cualquiera que surfee un poco en la Red se habrá dado cuenta de que en estos momentos toda la información internetera que manejamos desde Occidente está en manos de multinacionales estadounidenses como Google, Facebook, Amazon o Twitter. Y también se habrá dado cuenta de que nuestros datos son el petróleo del siglo XXI y que hay más que palabras por apropiárselos y comerciar con ellos para inyectarnos en el cerebro contenidos y publicidades a la carta. Lo del «ciberespionaje» de Huawei es comparable al que puede hacer cualquier multinacional de telecomunicaciones estadounidense o europea, así que búsquense otra disculpa para mantener el poderío de Apple y Sillicon Valley. Y, de paso, aparquen la idea de salpicar también a Xiaomi.

Los siguientes datos resumen muy bien lo que pasa. La china Huawei adelanta a Apple y va directa a por Samsung para liderar la venta mundial de teléfonos inteligentes:

Lo malo de todo esto es que estamos completamente en manos estadounidenses en lo que afecta a la Red de redes y podrán seguir haciendo lo que les dé la gana con nuestros datos, opiniones, gustos y carteras. La aldea global elevada al cuadrado en la que ha entrado un actor muy potente e incómodo, con los ojos achinados y los bolsillos llenos de ideas y dólares. El mismo actor chino que ha fabricado con mano de obra muy barata el móvil con el que estás leyendo esto.

Los tres vídeos más vistos de la historia

Las tres «bestias» de YouTube ya suman más de 14.000 millones de visualizaciones, la población de todo el planeta Tierra multiplicada por dos. Imparables.


6.114.038.596 visualizaciones | 32 millones de 👍


4.156.161.851 visualizaciones | 19 millones de 👍



4.072.631.757 visualizaciones | 23 millones de 👍

30 años que cambiaron el mundo

¿Has pensado cómo era Internet hace tres décadas? ¿Es un invento de este milenio? Error. La red de redes está de aniversario y sopla 30 velas. El 12 de marzo de 1989, Tim Berners-Lee, físico británico, creó en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) la World Wide Web, el invento que cambió la historia. Su nacimiento guarda mucha similitud con la aparición de Facebook 17 años después. Zuckerberg creó un directorio para conectar universitarios de Cambridge. A finales de los 90, Lee trasladó a su jefe la petición de sus compañeros para compartir información de forma automatizada con universidades y otras instituciones en el mundo. Así nacía la World Wide Web. Sin embargo, la primera web tardó en llegar. Hubo que esperar hasta 1993 cuando la Universidad de Illinois, el NCSA y el fundador de Netscape lanzaron Mosaic, el primer navegador.

Berners-Lee creó los conceptos que hoy son familiares y constituyen la base de la red de redes: html, http o URL. A finales de 1990 puso en marcha el primer servidor y navegador web del CERN. Un breve directorio con hipervínculos e información sobre el centro. El mini directorio dio paso a la web 1.0, una página estática plagada de código HTML, marcos y botones gif donde el internauta recibía información de forma pasiva. La interacción era para correos y chats.

En abril de 1993, el CERN decidió que la WWW debía ser de dominio público y de 500 servidores conocidos ese año se pasó a más de 10.000 al año siguiente, de los cuales 2.000 tenían uso comercial. El acceso a la Red era muy limitado. La expansión llegó unos años más tarde con la aparición de Hotmail, que acabó en manos de Microsoft por 400 millones de dólares, y apenas meses después apareció el gigante Google.

Sin embargo, el gran punto de inflexión llegó en el 2000 y no fue por el temido efecto del cambio de milenio. El terremoto en las empresas tecnológicas se produjo con el pinchazo de la burbuja de las puntocom, aunque salieron a flote. Reflotaron, innovaron y llegó otro gigante: Wikipedia.

En el 2004 se puso en marcha la participativa web 2.0, que socializó la Red. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales

En la trastienda de Internet se cocinaba la web 2.0, necesaria para los cambios que llegaron en la segunda mitad de la primera década del milenio. Finalmente, llegó en el 2004 y con una característica fundamental, la web 2.0 es puramente social. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales. Con esta evolución, llegaron en el 2006, TwitterFacebook

[+] Sigue leyendo