Los imbéciles de Internet

Lo que antes pasaba con los blogs, ahora sucede de forma exagerada en Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram y demás plataformas para compartir contenidos. Me refiero a esos impresentables que despotrican contra todo y todos, que muestran sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto, odiadores que revientan posts, fotos o vídeos con comentarios duros que hacen mucho daño. Los entendidos los diferencian entre trolls (que atacan por atacar sin sentir realmente lo que dicen) y haters (que atacan duro y realmente se creen sus exabruptos). Yo huyo de anglicismos (ya está bien) y los defino como los imbéciles de Internet. Anoche ví un vídeo de un youtuber español que hace un gran trabajo probando coches en el que estallaba contra los que le atacan constantemente en los comentarios haga lo que haga o diga lo que diga. El vídeo, que desafortunadamente lo ha retirado, no tenía desperdicio porque era la pieza más sincera que había hecho hasta ahora. Su estallido emocional demuestra que no estamos ante algo pasajero o anecdótico. Vivimos un cáncer en la Red que desanima a muchos creadores de contenidos, que se dejan la piel a cambio de nada o de muy poco. De hecho ese vídeo ha motivado este post, que ya tardaba en escribirlo.

Si vienes a atacar y a insultar, vete de aquí

El imbécil puro y duro es alguien poco inteligente o que se comporta con poca inteligencia. Y de imbéciles con avatares falsos la Red está llena. A esa gente que ataca permanentemente le digo… No sigas cuentas, páginas o medios que no te gustan. No seas masoca. Si vienes a criticar con argumentos, bienvenido. Si vienes a atacar y a insultar, vete de aquí. Lárgate ya. Una pena no poder enlazar con ese vídeo porque resumía muchas cosas que vivo a diario desde hace muchos años, con toneladas de paciencia y muchas mordeduras de lengua. Siempre recomendaré no entrar al trapo a estos odiadores digitales, de hecho nunca lo hago, porque su deseo es contestar atacando con más dureza. Reventar conversaciones estupendas con gente normal que da la cara y discrepa educadamente. Que les den a los imbéciles de Internet. Ya sé que sólo merecen nuestro silencio, pero qué a gusto me quedo hoy mandándolos a la mierda.

Sí, a la mierda.

###

LHD :: No a los perfiles falsos

 

Pon orden y concierto en tu web y tus redes sociales

Que hay que actualizar la web y Facebook y Twitter, también Instagram; que hay que contestar a la gente en redes sociales; que hay que publicar la promoción del mes; que hay que programar y segmentar contenidos para el fin de semana; que hay que meter más fotos del nuevo producto; que no sé cómo colgar este vídeo; que hay que compartir este post ya publicado; que hay que ir pensando en el siguiente concurso para captar más seguidores; que hay que hacer una nota de prensa para la presentación de la próxima semana; que el dueño quiere una entrevista; que el gerente insiste en empezar a pensar en un rediseño del logo y la web… Cada vez cobra más fuerza la figura del responsable de comunicación y redes en la pequeña y mediana empresa. Sus principales funciones son poner orden y concierto en tu web y tus redes sociales, marcar la estrategia digital a seguir e implicar a todos los departamentos en ese cometido.

Acelerada y cambiante realidad

La acelerada y cambiante realidad que nos ha tocado vivir confirma que bastantes empresas tienen que ponerse ya las pilas para impulsar y mejorar su presencia en Internet. Cae de cajón que muchos clientes ya llegan a los productos a través de dispositivos móviles (smartphones y tabletas) y si el acceso, la velocidad de carga de tu web o la información que ofreces no les resulta agradable a la vista se darán media vuelta sin pensárselo. Eso significa perder un cliente en cuestión de segundos.

Ser más visibles y ágiles

Lo ideal es que el responsable de comunicación y redes se integre en tu plantilla, conozca a fondo la empresa y desde abajo comienze a diseñar la estrategia comunicativa ideal para tu mercado y tus circunstancias, en sintonía con los responsables financieros, de marketing y de ventas. Todo está cambiando a marchas forzadas y por ello las pymes tienen que ser más visibles y ágiles para las nuevas generaciones de clientes, esos cuyo principal cuarto de estar es digital, esos que a golpe de clic te alaban o ignoran. Así de simple, duro y actual.

La gran adicción que nos engancha a casi todos

A través de Twitter llego a este interesante vídeo que invita a reflexionar sobre nuestra gran adicción a los móviles y a Internet…

Después de verlo, ¿te identificas con esto o todo lo contrario? ¿Lo consideras realista o tremendista? ¿Crees que estás enganchado a la gran «droga» de la Red de redes? Si es así, ¿has tomado alguna medida a nivel personal?

Escribí aquí hace 12 años (cuando no existía ni Facebook, ni Twitter, ni YouTube, ni Instagram, ni WhatsApp, etc) sobre la necesidad de autoimponerse una dieta informativa para no salirse de madre y saturarse. Quizá por eso hoy en día sobrevuelo 83 cuentas en Twitter, sólo sigo en Facebook a gente que conozco personalmente y le echo un ojo de vez en cuando a un puñado de blogs.