Regresar a la vida

Cuando una historia se divide irremediablemente en dos, cada una tiene su propio final, su propia sentencia. Es ahí cuando llega el momento de sembrar las semillas del cambio. De matar el pasado y regresar a la vida. De liberarse e ir directo al brillante Sol.

Una de las mejores canciones de Pink Floyd poco a poco se ha convertido en un himno personal. La escucho y disfruto cuando busco paz, cuando escapo del ruido y de toxicidades humanas. Atención a la magia poética de su música y, sobre todo, de su letra.

Estamos rodeados de paraísos: las pequeñas cosas

Os dedico este vídeo, que siempre que lo escucho me aporta vitalidad, energía y llena de color tantos días y situaciones grises. Tenéis que subir el volumen, verlo hasta el final y bailarlo con la mente, el cuerpo o las gónadas si hace falta. Y si lo gritáis, mejor. Nada es para siempre, todo está cambiando y recordad que estamos rodeados de paraísos: las pequeñas cosas.

PD: Al que no le guste Coldplay, que se moje y sugiera en los comentarios otro vídeo musical que le aporte positividad. Salud y gracias por pasar por aquí.

Las pequeñas cosas

Porque me da la gana

20 años de la muerte de Enrique Urquijo en la calle del olvido

Cómo pasa el tiempo. En otoño ya se cumplen 20 años de la muerte de Enrique Urquijo, el líder del grupo Los Secretos. La perra heroína se lo llevó y lo dejó tirado en unas escaleras de la movida madrileña. Hecho un trapo. Su muerte me impactó y me cabreó porque pasó desapercibida en muchas redacciones. Fue una noticia breve y de relleno.

Me adelanto al 20 aniversario de su muerte con dos canciones redondas de Enrique Urquijo que en estos años no he conseguido quitarme de la cabeza y que interpreta su hermano Álvaro, el verdadero artífice de que el grupo siga centrifugando almas y corazones. Merece la pena escucharlas de nuevo: