40 días


Han pasado exactamente 40 días desde las elecciones del 20-D y los principales líderes políticos españoles siguen sin entender el claro mensaje que han dejado las urnas: Negocien, pacten, hablen, consensúen, cedan, pongan programas encima de la mesa, atiendan el interés general, construyan, no destruyan, piensen en positivo, solucionen problemas, escuchen a la calle, aparquen el macarrismo político, sepan estar y callar, sean discretos, hagan política de altura…

Patio de colegio

Pero nada. No descuelgan el teléfono para llamar al contrario y ponerse a trabajar. Llevamos 40 días de patio de colegio en los que solo hablan de su yo, de sillones, grupos parlamentarios, ministros, presidentes, expresidentes, vicepresidentes, gallineros, imputados, mordidas… 40 días de espera en los que siguen erre que erre sin hacer caso a lo que espera la gente y grita el sentido común. 40 días de monólogos, rifirrafes, chulerías varias, reproches, comunicados, puños en alto y dedos amenazantes. 40 días sin sentarse a hablar y ganando todos los boletos para que definitivamente no nos creamos eso de que ha llegado la nueva política. Muy frustrante.

——–

PD: A pesar del inmovilismo y la tardanza actual, confío en que nuestos políticos al final den la talla y pasen del no rotundo al sí negociado. Lo merecemos.

El suicidio asistido de la Cataluña oficial

Arranca el suicidio asistido de la Cataluña oficial. Será a cámara rápida, como gusta hacer las cosas a los que no se paran a pensarlas un poquito. El Parlamento catalán celebrará hoy la votación de la moción independentista para comenzar esa absurda «desconexión» de España. Será de forma unilateral, desoyendo lo que dijeron las urnas catalanas y saltándose a la torera todas las advertencias políticas, legislativas y judiciales, tanto de España como de la Unión Europea. La Cataluña sorda no ha escuchado ni un minuto a la otra Cataluña, la que tarde pió, y se lanza al vacío del independentismo como si fuese la gran panacea rompiendo con toda legalidad nacional e internacional.

Onbliguismo paranoide

Será un suicidio asistido por una parte de los partidos e instituciones catalanas, con la Generalitat al frente, que han formado una piña antitodo bajo ese falso lema del «España nos roba» que tan bien le ha funcionado al farsante de Artur Mas, ese político con sonrisa profidén y ombliguismo paranoide. En los próximos días asistiremos a una escalada de tensión entre Barcelona y Madrid que posiblemente degenere en manifestaciones violentas en la Ciudad Condal cuando Moncloa ponga en marcha su advertida maquinaria antisecesionista. Ojo a esto.

Lavado de cerebro colectivo

Lo realmente preocupante es que estamos ante el principio de un complejo problema alimentado por un lavado de cerebro colectivo que ha contaminado a varias generaciones que sólo ven problemas puertas afuera. La misma Cataluña que ha callado ante el escandalazo del 3%, que ignora los problemas cotidianos que ha generado el desgobierno de Mas, que mira para otro lado ante el robo a manos llenas del clan Pujol. Esa misma Cataluña promete y sueña con un paraíso desconectado de España y de Europa sin dejar de chupar todas las tetas de España y Europa.

No lo conseguirán y lo saben. Pero su arrogancia y su halo de solemnidad y superioridad les impide reconocerlo. En unos días dejarán de tener la sartén por el mango, les apagarán todos los fogones y, a pesar de intentar ser mártires de su causa secesionista, se pondrá fin a ese cocinar a las bravas una república catalana independiente que rechazó en las urnas la mayoría.

________

La Voz de Galicia :: El Parlament aprueba la moción independentista con los votos de Junts pel Sí y CUP

La Voz de Galicia :: El Gobierno aprueba el recurso contra la declaración secesionista catalana

La Voz de Galicia :: El Constitucional suspende por unanimidad la resolución independentista

La actual fiebre del sábado noche


La actual fiebre del sábado noche es inundar los canales privados de tertulianos todólogos que opinan de todo porque todo lo saben. Ya no se lleva lo de llamar a expertos en el tema del que se debate y poner orden en las intervenciones. Qué va. Lo que presta es ver cómo Inda, Marhuenda, Rojo, Carmona, Sardá, Beni, Tania, Escolar, Miralles y muchos etcéteras se tiran los trastos a la cabeza sin salirse de su carril, sea derecho o izquierdo. Un nuevo género, el debate-espectáculo, donde se gritan ideas y que se ha extendido a decenas de cadenas de televisión en debates mañaneros ¡con los mismos tertulianos! Tanto sectarismo todólogo empieza a aburrir a los que tenemos hambre de información-reflexión-conversación y somos alérgicos al griterío de los que a menudo tratan de imponer su razón sin dejar hablar. Cómo gritan; cómo cansan.