Sorbitos

De vacaciones galaicas. Me conecto con la realidad informativa a sorbitos vía Twitter o Feedly. Leo titulares y poco más. Cinco gigas de datos al mes no permiten excesos. ¿Tienes wifi? es mi original pregunta adolescente cada vez que asomo por un bar. Si veo La Voz de Galicia libre me doy el placer de cafetear leyendo papel, el mejor formato para informarse sin histerismos ni clickbaits engañosos. Saltar de la fiesta del pueblo en el que veraneas a las últimas andanzas de Trump y el norcoreano moviendo sólo una hoja. Eso es inmediatez analógica y comodidad informativa. Lo demás son cuentos.

Un par de semanas después de esta desconexión parcial –la profesión te “obliga” a no desconectar del todo– uno comprueba que la política española actual no tiene remedio. ¿De qué va Rivera? me pregunta un camarero que conoce dónde me gano el sueldo. Paso de todo, pongo cara de circunstancias y de vacaciones, reconociendo que cada vez entiendo menos el “centrismo” de ese chico y su política de Estado. Ja. Ese bar tiene wifi y aprovecho para ojear la encuesta del post anterior. Casi 500 votos –muchas gracias– con una victoria contundente y un sopapo monumental al partido que venía a regenerarlo y cambiarlo todo. Vuelvo a la redacción a mitad de julio y mucho me temo que encenderé el ordenador sin investidura y sin visos de que la política española se desbloquee de una vez.

Escribo esto en las notas del móvil, la dieta de datos manda, mientras el viento limpia de nubes las Rías Baixas. Temperatura agradable, una Estrella Galicia a medio camino y silencio. Qué bien habernos quedado este año en nuestra tierra en plena ola infernal de calor. Qué bien tener el blog y teneros a vosotros al otro lado. Desconecto de nuevo con la falsa esperanza de que nuestros políticos se pongan de acuerdo en algo y faciliten un gobierno estable que tanta falta hace. Sed buenos e ilusionaros con las pequeñas cosas; yo lo intento todos los días.

Visto lo visto… ¿cambiarías tu voto?

Analizando (y soportando) los desencuentros, engaños, traiciones, cambios de chaqueta, contradicciones, falsedades, alarmismos, estupideces, tomaduras de pelo, pasadas de frenada, arrogancias, infantiladas, rencores personales, etc, que está desarrollando en las últimas semanas una parte de nuestra clase política española… ¿si hoy hubiese elecciones generales cambiarías tu voto o lo mantendrías?

Participa en esta encuesta y compártela:

Los imputados dejan de jugar a diputados

Finalmente la Mesa del Congreso ha decidido que los imputados dejen de ejercer como diputados. Ya tardaron. La suspensión e inhabilitación de los cuatro diputados independentistas catalanes en prisión preventiva por el referendo ilegal del 1-O confirma que el estado de Derecho acaba funcionando. No podrán participar ni en los debates ni en las votaciones que se celebren en la Cámara Baja, por lo que si las fuerzas independentistas quieren contar con esos cuatro escaños, deberán hacer correr las listas.



Por fin nos libraremos de volver a ver estas imágenes, esos rostros desafiantes con sus sonrisitas sentados en unos escaños de un Parlamento que detestan y en un país del que quieren largarse porque no lo reconocen

Fotos: Eduardo Parra (Europa Press) y Ballesteros (Efe)

Que se sigan riendo de nosotros, y del sistema que quieren reventar, desde la cárcel. Desde el silencio y la ausencia de aplausos y cámaras. A ver si entre esos muros fríos reflexionan un poco sobre las mentiras que siguen largando, el mundo paralelo que han fabricado y la desfeita que han montado.