30 años que cambiaron el mundo

¿Has pensado cómo era Internet hace tres décadas? ¿Es un invento de este milenio? Error. La red de redes está de aniversario y sopla 30 velas. El 12 de marzo de 1989, Tim Berners-Lee, físico británico, creó en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) la World Wide Web, el invento que cambió la historia. Su nacimiento guarda mucha similitud con la aparición de Facebook 17 años después. Zuckerberg creó un directorio para conectar universitarios de Cambridge. A finales de los 90, Lee trasladó a su jefe la petición de sus compañeros para compartir información de forma automatizada con universidades y otras instituciones en el mundo. Así nacía la World Wide Web. Sin embargo, la primera web tardó en llegar. Hubo que esperar hasta 1993 cuando la Universidad de Illinois, el NCSA y el fundador de Netscape lanzaron Mosaic, el primer navegador.

Berners-Lee creó los conceptos que hoy son familiares y constituyen la base de la red de redes: html, http o URL. A finales de 1990 puso en marcha el primer servidor y navegador web del CERN. Un breve directorio con hipervínculos e información sobre el centro. El mini directorio dio paso a la web 1.0, una página estática plagada de código HTML, marcos y botones gif donde el internauta recibía información de forma pasiva. La interacción era para correos y chats.

En abril de 1993, el CERN decidió que la WWW debía ser de dominio público y de 500 servidores conocidos ese año se pasó a más de 10.000 al año siguiente, de los cuales 2.000 tenían uso comercial. El acceso a la Red era muy limitado. La expansión llegó unos años más tarde con la aparición de Hotmail, que acabó en manos de Microsoft por 400 millones de dólares, y apenas meses después apareció el gigante Google.

Sin embargo, el gran punto de inflexión llegó en el 2000 y no fue por el temido efecto del cambio de milenio. El terremoto en las empresas tecnológicas se produjo con el pinchazo de la burbuja de las puntocom, aunque salieron a flote. Reflotaron, innovaron y llegó otro gigante: Wikipedia.

En el 2004 se puso en marcha la participativa web 2.0, que socializó la Red. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales

En la trastienda de Internet se cocinaba la web 2.0, necesaria para los cambios que llegaron en la segunda mitad de la primera década del milenio. Finalmente, llegó en el 2004 y con una característica fundamental, la web 2.0 es puramente social. Con ella llegaron los blogs, los tags y las redes sociales. Con esta evolución, llegaron en el 2006, TwitterFacebook

[+] Sigue leyendo

No me hinches más los wasaps

Dado Ruvic | Reuters

Soporto a diario más de 25 grupos de WhatsApp (13 de ellos profesionales) y ya va siendo hora de lanzar aquí una serie de consejos sobre cómo usar una aplicación que, lo queramos o no, se ha convertido en nuestro sexto dedo. Si quieres aportar alguna sugerencia o idea, añádela en los comentarios.

1. No satures

Este primer punto no necesita más explicaciones. No seas plasta, que bastante tiempo nos roban los wasaps (sí, ya se puede escribir wasap).

2. El tú a tú, en privado por favor

Lo más odioso de un grupo es que alguien se ponga a conversar con otro alguien eternamente y el resto nos quedemos mirando atolondrados. Se agradece que esos dos alguien hablen en privado fuera del grupo.

3. Pide permiso

Si montas un grupo consulta al menos a la gente si realmente quiere estar. Este uno de los grandes defectos de WhatsApp, que entra en tromba en tu intimidad sin llamar a la puerta.

4. Educación ante todo

Si no quieres estar en un grupo de WhatsApp, sal cuanto antes. Y cuando salgas, te despides. Casi todos lo vamos a entender. Si alguien no lo entiende es su problema y su complejo.

5. Avisa que estás graciosillo

Los textos escritos no tienen entonación ni ojos a los que mirar, por lo cual se pueden malinterpretar siempre. Si lo tuyo es la ironía permanente usa emoticonos sonrientes para que el resto capte que estás graciosillo hoy.

6. Emoticonos, los justos

Poner muchos emoticonos es de horteras y seguro que no quieres que el resto del grupo sepa que eres un hortera integral sin remedio.

7. Todos deseamos que se mejore

Si un niño de un padre/madre del grupo se pone malito no debemos de poner todos «que se mejore». Con que un par de adultos lo pongan, ya hablan en nombre del resto. Cae de cajón que somos amigos/conocidos y nadie desea que ese niño empeore.

8. Dar las gracias uno por uno: NO

Si te felicitan por tu cumpleaños o por lo que sea, deja que pase tiempo y da las gracias al final, no uno por uno.

9. Respeta los horarios

La franja horaria entre las 23.00 y las 9:00 horas es para descansar y sólo debe admitir wasaps muy importantes. El resto de mensajes y chorradas en horario laboral, por favor.

10. Dosifica

Si tienes una batería de memes o vídeos graciosos do-si-fi-ca-los. No los publiques de golpe en el mismo minuto porque provocarás que muchos del grupo apaguen la pantalla del móvil. Por cierto, lo de poner todo el rato imágenes fuera de tono háztelo mirar.

11. Cállate

Si no tienes nada que decir, calla. Cuando escribas, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

12. Contrólate

Si bebes, no teclees; te puedes arrepentir mucho al día siguiente. Por supuesto, si conduces ni toques el móvil. Mejor ni mirarlo.

13. De privado, nada de nada

Todo lo que tecleas es público. Con una simple captura de pantalla desde el móvil se puede sacar a la luz cualquier conversación o foto de un grupo privado. Cualquier burrada escrita en WhatsApp salta en cuestión de horas del móvil al telediario o a la Guardia Civil.

14. Activa el doble check azul

No te vayas de importante ni de tener una agenda apretadísima. Esa doble marca azul indica que al menos has leído lo que te he mandado. Si no contestas es por tu mala educación, no por tu agenda. Recuerda que las comunicaciones son de doble carril y hay que responder cuando puedas.

15. No hay que wasapearlo todo

Relájate con las teclas, que agotas. De noche y en fin de semana frena en seco tu obsesión wasapera. Tus dedos, tus ojos, tu cabeza, tu cuello y tu entorno sociofamiliar lo agradecerán.

16. Envía frases enteras

No escribas

de esta forma

porque generas

muuuchos mensajes.

Y, claro, la gente se estresa si de repente ve tropecientos mensajes en WhatsApp en un período corto de tiempo. Envía frases enteras, bien escritas y que aporten.