En la prehistoria de Internet

📷 Imagen de John Stanmeyer vencedora del World Press Photo 2014

Cómo hemos cambiado

En la prehistoria de Internet, hace unos 13 años, reinaba la ilusión y las ganas de crear y crecer. Se abrían miles de blogs cada hora. Se creaban nuevas plataformas para publicar on line. Proliferaban los premios y reconocimientos a bloggers. Nacían las redes sociales. Se agitaba el ambiente cada dos por tres con la aparición de revolucionarios dispositivos móviles y cacharros digitales. Había congresos nacionales e internacionales para debatir y conversar. Había hambre por aprender y experimentar. Se ponían en marcha foros y listas de correo para intercambiar opiniones e informaciones. Había mucha comunicación virtual y personal, mucha interactividad…

Ni se lee ni se escucha

Todo eso se está perdiendo. Ahora cada uno va a lo suyo. La conversación apenas existe y cuando la hay llega un pelotón de presuntos/as para destrozarla. Ni se lee con detenimiento ni se escucha al que habla. Los blogs han sido los grandes olvidados y se les ha quitado visibilidad y protagonismo desde los medios. Ya no se presume de tener una comunidad bloguera, ya no mola en los despachos. La blogosfera, salvo excepciones, está sin vida, en silencio, plagada de calles sin nombre. Ahora cada uno «bloguea» en su muro de Facebook sin ser consciente de que lo que publica no queda archivado, tiene apenas unas horas de vida y un recorrido muy corto. Ahora hay una obsesión por las cifras de likes, retuits, followers, usuarios únicos y páginas vistas.

Involución de actitudes

Los congresos sobre comunicación digital y redes sociales están desapareciendo por falta de patrocinadores. Los smartphones y las tablets que se presentan como nuevos son evoluciones de lo ya inventado hace años. Apenas se innova ni se da un giro de 180 grados al hardware que ya conocemos. Se ha perdido aquella sal y pimienta on line que nos incitó en su día a conocer y navegar en el mundo digital. Algunos dirán que todo esto es una evolución comunicativa. Yo creo que estamos ante una involución de actitudes bajo una infoxicación que irrita y una saturación informativa que agota.

Seguimos en la prehistoria de Internet

No sé si a todo esto se le puede aplicar esa máxima de que «cualquier tiempo pasado fue mejor». Lo dudo. Lo que sí creo es que hace 13 años todo era menos interesado, más natural, más tranquilo, más divertido, más edificante y más ilusionante que ahora. Es una sensación, una certeza, una pena. Seguimos en la prehistoria de Internet. Seguimos aprendiendo.

U2 – Where the streets have no name

6 respuesta a “En la prehistoria de Internet”

  1. Los blogs, efectivamente, son esos grandes olvidados que años atrás abrieron un montón de puertas, tanto a creadores como a lectores. Las redes sociales tienen su punto, no lo niego, pero entre que les falta esa interacción con lectores desconocidos que proporcionaban los blogs y la proliferación de trolls, cada vez apetece menos escribir en ellas. En fin, que estoy completamente de acuerdo, noto cierto estancamiento en la red y en la creatividad. Gracias por tu trabajo y por estar ahí dando voz a los que pensamos así.

    1. Joan, todo es cíclico y cambiante. No descarto que en cinco años ni siquiera esté presente alguno de los grandes actores de la comunicación social. Lo que empiezo a notar en mi entorno es un hartazgo enorme hacia tanta retransmisión y postureo personal y tanta bronca por todo. Cada vez valoro más el silencio, la lectura pausada y la gente que aporta argumentos y te hace dudar y pensar. Será que me estoy haciendo mayor. Gracias y un saludo.

  2. las grandes empresas han hecho presa en internet, ahora solo se valoran las grandes cifras…en especial las monetarias. El resto ya no les interesa

  3. Acabo de compartir en Menéame este interesante post. Tras unos minutos en activo y después de 16 comentarios –estaba empezando a generarse un interesante debate– los responsables de Menéame lo han censurado (espero que no hagan lo mismo con estas líneas) cortando por lo sano un contenido que estaba gustando a la gente. No entiendo nada.

    http://www.meneame.net/story/prehistoria-internet-como-hemos-cambiado

    https://www.meneame.net/my-story/castroalex/no-entiendo-nada-1

    Que alguien lo mueva desde su cuenta personal de Menéame. Creo que este post de @nafuente lo merece. Gracias por adelantado.

      1. De nada Nacho. Acabo de cerrar mi cuenta en Menéame porque no compensa seguir moviéndoles a esos esamandanga a la que llaman «la mayor comunidad de noticias». Ja ja y ja!! Son censores y allí sólo se publica lo que sus señorías administradores quieren. Como bien dices ellos se lo pierden. Un abrazo compi blogger!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *