Política,  Qué país

Pablo Iglesias, otro vendedor de humo

Sucedió lo que muchos pensábamos que, más pronto que tarde, iba a suceder. Pablo Iglesias es otro vendedor de humo. De los buenos. De esos que te hacen aspirarlo profundamente y luego acabas tosiéndolo asqueado. El mesías de aquel reivindicativo y necesario 15-M, del que pocos se acuerdan, se ha quitado de encima a todos sus rivales en Podemos, se ha arrancado sus caretas y ha decepcionado a miles y miles de votantes con sus proclamas y contradicciones. Le puede el ego, el YO, y encima no lo oculta. La culminación ha sido este cartel que simboliza la egoestupidez.

Imagen difundida por @ahorapodemos


«Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo»

 Albert Einstein (1879-1955)

VuELve el amado líder. Él y sólo él en un partido que aparcó definitivamente aquello de las asambleas. El mismo que se autoadjudicó en rueda de prensa la Vicepresidencia del Gobierno de España ante el pasmo general. ¿Se acuerdan? El mismo que supervisó y dio el visto bueno a este cartel, puño en alto, y a las pocas horas ordenó retirarlo por la marejada fuerte marejada que causó en las redes y entre los suyos.  

Así seguimos. Malamente. Con chiripitifláuticos y vendedores de humo manejando la cosa pública, esa que pagamos y soportamos todos. Maldita esta era antihistórica plagada de oportunistas al asalto de escaños, instituciones y dinero público. Que pase pronto, que se vayan todos a casa y que vuelva el oxígeno.

Malamente | Rosalía

12/03/09

Tras el cartel fallido de Podemos, Pablo Iglesias envía una carta a su militancia que incluye su propio retrato. Ni rastro del logo del partido y demasiado rastro de la figura del líder. ¿Nuevo «error»? Pasen, lean y opinen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *