()
Pink Floyd – Shine on you crazy diamond (Live 1990 – Hertfordshire)

La lealtad, el respeto, la sinceridad, el hablar siempre las cosas, el tono con el que se dicen, el irse a dormir sin remordimientos, dejar hablar, escuchar, felicitar a tiempo, advertir de errores, hacer autocrítica, regar cada día con pequeñas cosas, el saber estar, quererse, callar, hablar, zanjar, observar, meditar, repensar, no actuar en caliente, no gritar, el buen despertar, acompañar cuando todo se tuerce, celebrar los éxitos, estar en el lado del otro, la comprensión, la paciencia, la sonrisa, el mirar a los ojos a los que hablas, hacer en silencio sin recibir nada a cambio, ayudar sin que te lo pidan, el estar estando, el no alardear ni aparentar, la discreción, la humildad, la templanza, la autoestima, el no acusar en falso, no manipular, no señalar, no hablar por detrás, no incendiar, el templar los ánimos, predicar con el ejemplo, no pisotear opiniones contrarias, el pensar lo que dices o escribes, el arrepentirse, pedir perdón, ser consciente de que somos finitos y maduramos hasta la muerte, el intentar aprender, el querer de verdad aunque caigan rayos o truenos, no dejarse llevar, ser uno mismo, pasar de lo que diga la gente, saber ceder, saber imponer, el cambiar de opinión, admitir errores y corregirlos, amar sin taxímetro, no estar al sol que más calienta, no comprar a la gente, no arrastrarse por lo material, el tender la mano, aparcar el ego y el orgullo y el rencor…

Todas estas actitudes, y muchas más, pertenecen al selecto club de los regalos más caros y difíciles. Los auténticos e inolvidables. Los que no tienen precio porque no se pueden comprar. Los regalos que tenemos dentro y hay que abrirlos. Los que hacen que todo brille, se sostenga y perdure.

Que maten al Amor

Valora este artículo

Votos: / Promedio de estrellas:

Sé el primero en puntuar este contenido.

5 comentarios en “Los regalos más caros y difíciles”

    1. Y todos y cada uno de esos actos , cada uno de esos sentimientos son los que, realmente, te pueden llevar a la Felicidad, recurrente y equivocadamente buscada en erráticos y frívolos deseos y en lugares desacertados. Obsesionados en conseguirla, no la alcanzamos. Y está tan cerca…
      Precioso artículo, Nacho. Una vez más , me haces reflexionar y valorar todo lo que tengo. Un abrazo

  1. Fantástica reflexión de actitudes y aptitudes que bastarían para describir al utópico ser humano perfecto . Y alcanzar esas cotas no está al alcance….¡ de nadie! Pero intentar aproximarse al menos a algunas es un ejercicio que ciertamente nos haría mucho mejores y mas felices a todos. Estamos en ello ….., y como dice Carlos Gómez, amén. Abrazo, Nacho !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *