Leemos que Estado Islámico (EI) decapita a otro periodista norteamericano, Steven Sotloff. A ver si de esta vez conseguimos que el vídeo de la barbarie no sea mostrado por televisiones, webs y redes sociales. Este grupo yihadista lo único que merece es que sus salvajadas no sean difundidas a escala global, porque es lo que quiere: sembrar máximo terror y alimentar a sus radicales seguidores en medio mundo. El periodismo está para informar, no para hacer sucia propaganda, y en este caso ese vídeo (o sus capturas de pantalla) SOBRA. Por mucho clic morboso que genere. No hace falta que veamos un degollamiento para entender que otro inocente ha sido degollado. Como tampoco hace falta que retransmitamos el recorrido de un escupitajo para saber que el Estado Islámico vuelve a escupir sobre nuestros derechos y libertades.

Actualización | 23.27 horas

Batalla perdida. No paro de ver medios con el vídeo-propaganda colgado en sus webs. Ahora, tras esta inmensa publicidad gratuita, los yihadistas irán a por su tercer periodista. Estado Islámico 2 – Sentido Común 0.

2 comentarios en “Que el vídeo de la barbarie no se difunda”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *