El profesor José Luis Orihuela (Córdoba, Argentina, 1960)

Con una actividad profesional y académica en 23 países este profesor argentino (Córdoba, 1960) es uno de los gurús mundiales de la blogosfera, especialmente en el mundo hispano, donde miles de autores de blogs [páginas personales en Internet] siguen la pista de su bitácora eCuaderno. Desde la Universidad de Navarra José Luis Orihuela rastrea el mundo del ciberespacio y no duda en señalar que el futuro de la comunicación pasa por integrar los medios tradicionales con el potencial comunicativo de los medios digitales.

— ¿Desde cuándo su interés por el mundo de los blogs?
— ¿En 1988 estallaba en Estados Unidos el caso Lewinski por las revelaciones de una página personal [Drudge Report] muy próxima a lo que hoy se entiende como periodismo ciudadano. Comencé a conocer estos novedosos sitios web y su interactividad. Por ello en agosto del 2002 puse en marcha mi blog eCuaderno como una especie de laboratorio on line que me permite compartir las inquietudes de mis lectores y mis propios estudiantes. Es una manera de investigar y de hablar con autoridad acerca de lo que pasa en Internet.

— Es un seguimiento muy vivo y cambiante.
— Sin duda. Las cosas que yo estudio, cuando están en libros, ya están viejas. Mi biblioteca está viva ya que la está haciendo gente cada día y eso me parece apasionante.

— ¿Estamos ante una moda pasajera o realmente los blogs han calado en la sociedad?
— Han calado porque es un medio altamente adictivo. Desde gente profesional hasta estudiantes han abierto su propio blog descubriendo una cultura gracias al roce permanente. Es un medio con una altísima fidelización que genera una familiaridad entre los bloggers [autores de los blogs] sin que haya mediación personal o física.

— ¿Internet está perjudicando la comunicación, el tú a tú, entre las personas?
— No. Eso me parece un mito del discurso apocalíptico que tradicionalmente ha acompañado a las innovaciones tecnológicas. No es la tecnología la que nos aísla, sino la complejidad de la propia persona. Los casos patológicos de adicción a Internet tienen que ver más con problemas de índole personal.

— En el aspecto periodístico, ¿hacia dónde vamos con la imparable irrupción de los blogs en el panorama informativo?
— Es difícil saberlo. La fuerte entrada de Google comprando la firma Blogger trajo consigo la llegada de una masa adolescente al mundo blog cuya única ilusión era poner la foto de su gato. Eso se ha ido estabilizando con blogs autobiográficos sin repercusión alguna, que son un simple desahogo personal. La auténtica revolución son los blogs temáticos, entre los que están los periodísticos. Reportajes originales hay muy pocos y suelen aparecer en escena con catástrofes de la talla del 11-S, el 11-M, el tsunami asiático o el Katrina. En general hay mucha opinión basada en el discurso de los medios tradicionales.

— ¿Qué repercusiones está teniendo sobre los medios tradicionales?
— Hay un primer momento en el que los medios ignoran y desprecian a las bitácoras. Hay un segundo momento en el que empiezan a descubrirlas gracias a las crónicas de bloggers sobre la guerra de Irak. En ese instante empiezan a temer a los blogs porque perciben su auténtico poder.

— ¿Y qué descubren?
— Su rapidez, inmediatez, desinhibición, transparencia y su frescura informativa. El momento que vivimos ahora es el de canibalización, es decir, convertir a los columnistas de toda la vida en bloggers. Salvo alguna excepción, los medios tradicionales no han entendido por ahora la cultura blog. La aparición de la radio y la televisión hizo cambiar la forma de hacer los periódicos. Internet y los medios sociales no hacen desaparecer a los medios tradicionales, sino que los complementan. Por primera vez el periodismo profesional reconoce que pierde el protagonismo de la gestión del espacio público y sabe que tiene que compartirlo con «civiles». Gente sin intereses mediáticos que no duda en enlazar sus fuentes y escribe con plena libertad. Lo malo es que cuando algunos triunfan pierden la frescura originaria y adoptan perfiles claramente mediáticos. Lo estamos viendo en EE.UU.

— La blogosfera no para de crecer. ¿No será excesivo?
— Es trepidante. Se crea una media de 70.000 blogs diarios y la blogosfera se duplica cada cinco meses. Para evitar la saturación informativa hay que trabajar en una nueva generación de buscadores y agregadores inteligentes que nos lleven a la información que deseamos leer.

— Ya se asegura que son el quinto poder…
— Sin duda. Internet está democratizando la información y los medios sociales se están convirtiendo en un contrapeso frente al poder político y mediático.

— Ante esto, ¿qué deben hacer los medios impresos?
— Reinventarse. Las empresas informativas deben pensar en que su negocio no es imprimir papel, sino utilizar todo tipo de soportes para difundir su propia información. Deben huir de la torpeza de las rutinas y buscar la agilidad de los nuevos medios. En sus ediciones electrónicas los periódicos deben apostar por marcas, redacciones y productos de verdad distintos. Ahora mismo el horizonte de la comunicación está liderado por los linces, no por los mamuts.

— Se percibe un boom considerable de blogs periodísticos que se han multiplicado en los últimos años. ¿Son una válvula de escape?
— Sin duda. Los medios de comunicación no están creciendo al mismo ritmo que las numerosas facultades de comunicación. El hecho de que periodistas con talento encuentren vías para financiarse o expresarse en estos nanomedios compuestos por una persona que lo único que necesita es un ordenador y conectarse a la Red para hacer su trabajo periodístico me parece estupendo. De la misma forma que otro tipo de profesionales hagan un blogging desinteresado en el que no está mediatizado económicamente lo que está escribiendo.

— Los blogs son como ventanas de comunicación abiertas.
— Sí, y eso es estupendo para la gran cantidad de gente que está saliendo de las facultades de comunicación. Y también es magnífico para todo aquél que hace un blog por la razón más potente que hay para hacer algo: «porque me da la gana». En un mundo que está tan vendido a tantas cosas, que una persona haga algo de calidad porque le da la gana hacerlo, me parece maravilloso.

— A muchos en la blogosfera les ha causado sorpresa que un blog de ficción como el de Hernán Casciari [Más respeto, que soy tu madre] haya sido premiado como la mejor bitácora del mundo en el certamen The BOBs 2005.
— No me extraña. El blog que me citas demuestra la frescura y el potencial de este medio, que puede hacer grandes cosas en el terreno periodístico y paraperiodístico. Entender los blogs solamente bajo el patrón periodístico es un error. Tienen un alcance y una proyección indiscutible, pero son mucho más que esto. Son una herramienta poderosísima en la educación, en el entorno corporativo, en el institucional, en el márketing… Y son también un laboratorio de creación y experimentación para el arte, la fotografía, el humor y directamente para la ficción. Gente como Hernán Casciari con el talento tan excepcional, tan creativo y tan fresco es lógico que susciten recelos. Me parece que es un premio más que justificado.

— Además, no ha sido el único premiado. Bloggers desconocidos para nosotros han sido galardonados.
— Claro. Destaco el respaldo internacional que han tenido los bloggers chinos que están bajo esa amenaza permanente de censura con la declaración de repudio del jurado, del que formé parte.

— ¿Cree que con los blogs estamos ante una revolución silenciosa?
— A veces las palabras acabamos desgastándolas. Hay gente que cuando le hablas de la revolución de los blogs le salen sarpullidos. Mac Luhan, posiblemente el más citado, el menos leído y el peor entendido de los teóricos de la comunicación, entendía que uno de los efectos más importantes de un medio, lo que él llamaba el mensaje que no el contenido, es el impacto sociocultural que produce. Hay un impacto de la televisión que transforma nuestra sociedad, nuestra cultura, nuestro lenguaje, nuestro ocio, etc. Una de las cosas que confirman la identidad mediática, no periodística, de los blogs es que están provocando un cambio social y cultural que empieza a ser perceptible en fenómenos como las últimas elecciones en España. La opinión pública empieza a tener unas herramientas para gestionar al margen de los medios tradicionales sus propios intereses y prioridades. Entonces, ahí hay algo. El que no lo quiera ver es porque es necio o es tonto. No me refiero sólo a los blogs, sino a los medios sociales, a la tecnología puesta al servicio de la gente, para que se comunique, publique, coordine su trabajo, su ocio, su acción social. Se está produciendo algo en nuestra sociedad de un alcance que ahora mismo no podemos comprender.

— Ese temor o ignorancia siempre va paralelo a las innovaciones tecnológicas…
— Siempre. Por ejemplo en 1898 con la primera proyección de una película, en el sótano de un café de París, nadie podía concebir la repercusión sociocultural del cine como medio. Ahora estamos en la prehistoria de Internet, estamos alumbrando cosas que en el futuro se llamarán por otro nombre. Sí podemos hablar de revolución cuando nos referimos a la apropiación por parte de la gente de las herramientas de comunicación con alcance universal.

— ¿Es posible calibrar el impacto de los blogs y sus consecuencias?
— Si uno es capaz de calibrar el impacto de la imprenta en su época con lo que tenemos ahora mismo, que cualquier persona con conexión a Internet tiene una imprenta en su mano, entonces sí que podemos hablar de un cambio con respecto a la propia cultura y los medios anteriores. Insisto, los blogs no van a hacer desaparecer los medios tradicionales, pero les van a obligar a cambiar.

José Luis Orihuela y Nacho de la Fuente, tras la entrevista para La Huella Digital
Se hacen eco de esta entrevista eCuaderno, Escolar.net, Microsiervos, Bitácoras.com, Nativos Digitales, Deakialli, Chão de papel, Isabelserrano.net, Blogpocket, Libro de notas, Diario ficción, Maneras n de vivir, Bloc de periodista y Redes Sociales. Gracias a todos.

Comparte este post

0 comentarios en “Entrevista a José Luis Orihuela: «Internet democratiza la información»”

  1. Nacho, la fecha del 2001 corresponde a una tesis que dirigí en la que se abordada el fenómeno de los blogs y el caso Lewinsky, que fue destapado por Matt Drudge el 17 de enero de 1988.

  2. Esta parte de la entrevista que copio y pego no me ha gustado nada:”Es difícil saberlo. La fuerte entrada de Google comprando la firma Blogger trajo consigo la llegada de una masa adolescente al mundo blog cuya única ilusión era poner la foto de su gato. Eso se ha ido estabilizando con blogs autobiográficos sin repercusión alguna, que son un simple desahogo personal. La auténtica revolución son los blogs temáticos, entre los que están los periodísticos.” Parece que los unicos blogs interesantes según esto son los tematicos, en especial los periodisticos, cuando hay blogs personales cojonudos, no solo de gente que pone fotos de su gato, gente que escribe muy bien y habla de todo lo que le apetece sin ir de periodista.Algunos blogs de actualidad me gustan pero me parece desdeñoso ridiculizar otro tipo de blogs.Saludos

  3. Qué bueno! encontrar una noticia sobre periodismo ciudadano en La Voz de Galicia. Gracias, Nacho, y encantado de conocerte. Estuve en el último Blog&Beers; de A Coruña, y ya me comentaron que no podías quedarte. Bueno, otra vez será. Estaría muy bien retomar la iniciativa para, por ejemplo, intentar crear un directorio de bitácoras coruñesas (una idea muy interesante que propuso Marcus). Creo que hay mucho terreno que explorar, sobre todo, en el ámbito periodístico, que es el que a mí me interesa, también, particularmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *