Crónicas Marranas

El programa Crónicas Marcianas se pasó de la raya anoche. En su reencuentro con La azotea de Wyoming (TVE) y Buenafuente (Antena 3), sus directos competidores, Javier Sardá optó por ofrecer un producto cutre y desmedido. Puso durante tres cuartos de hora numerosas imágenes de sexo explícito en las que se pudo ver casi de todo. Sin cortarse un pelo. No fue el destape ni las salidas de tono a las que recurre casi siempre. Fue porno duro en una televisión en abierto poco después de la medianoche. Es la estrategia de Sardá para frenar las importantes audiencias que ya registran Buenafuente (que la semana pasada batió a Crónicas Marcianas) o el Gran Wyoming. Es su huida hacia adelante, a ciegas, pase lo que pase.

Todos somos libres de cambiar de canal. Cierto. Pero también somos libres de exigir un mínimo de calidad en televisión. Anoche Telecinco ofreció una bajeza supina que le habrá brindado excelentes picos de audiencia. Sólo eso. Fueron unas Crónicas Marranas dirigidas por un periodista al que, hasta hace unos años, consideraba un buen comunicador.

Fórmula TV :: «Buenafuente» se impone a «Crónicas Marcianas»
Visto en televisión :: El principio del fin
Ya.com :: Buenafuente vs Sardá

0 respuestas a «Crónicas Marranas»

  1. Pues la jugada le ha salido mal al salido de Sardá, que ha sido superado otra vez por Buenafuente. Cuanto me alegro.Elena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *