Algo falla cuando los partidos políticos y los jueces se ven impotentes para impedir la libertad de Ignacio de Juana Chaos, un sanguinario terrorista de ETA condenado a casi 3.000 años por 25 crímenes. Algo falla si este asesino sale a la calle, después de cumplir sólo 18 años de su macrocondena. Se descubre que la nueva Ley para el Cumplimiento Integral de las penas por terrorismo no se puede aplicar con carácter retroactivo. Una ley tan deseada y prometida que ahora se vuelve inútil. Habrá que hacer lo que sea para cambiarla y no quedar de brazos cruzados. De aquí al 2007 cinco de los etarras más sanguinarios volverán a casa por Navidad. Miedo.

Comparte este post

0 comentarios en “Algo falla”

  1. A veces cuando opinamos con cierta ligereza sobre temas tan serios como los referentes a las penas que llevan aparejada la privación de libertad, podemos cometer grandes injusticias debido, a un cierto acaloramiento a la hora de enjuiciar la situación, sobre todo si hay etarras por medio.El espiritu de las leyes penales que regulan la privación de libertad cree que, cuando alguién comete un delito, en algunos casos, debe ir a un centro de reclusión.Allí,como máximo ha estar treinta años. Y durante el tiempo que esté, ha de estar preparándose para la reinserción, ya que le hemos sacado de nuestra sociedad para que vuelva a ella.No lo olvidemos.En el caso del tal De Juana Chaos, alguién opina que no está preparado para volver a la sociedad, parece que es recalcitrante, (no se si el que opina es el que debería hacerlo), pero en esta tesitura, ¿que hacemos?:- ¿ Le metemos otros dieciocho años al talego, para ver si recapacita?- ¿Le hacemos cumplir su condena de tresmil años? – ¿Le matamos?, ¿porqué no?¿No sería mejor que lo intentasemos reinsertar?.Como sea,agotando todos los medios.Si no lo hacemos, quizá, en algún momento alguíen pueda decidir que alguno de nosotros no merezcamos ser reinsertados, y eso a mí, me da miedo.

  2. Yo creo en la posibilidad de reinserción de los presos, pero no debemos de olvidar que para que una persona pueda ser integrada en la sociedad después de 18 años de reclusión, es necesaria su propia volintad a este hecho. Pienso, que una persona que pide champang y langostinos tras determinados asesinatos de ETA no está dispuesta a reintegrarse en una sociedad cada vez más opuesta a tales actos, a no ser, por supuesto, que esa reinserción se haga otorgándole el mismo papel que tenía, que es el de asesino.Me alegro, por tanto, que halla un juez con el suficiente valor para pedir su encarcelación preventiva, y de acusarlo de apología del terrorismo (si no me falla la memoria) por sus recientes artículos publicados en el diario Gara.Creo que por la libertad de este país deberíamos usar menos lo “bonito” en ciertos aspectos, y más el sentido común. Cuando vean y se den cuenta de que vamos a por ellos, de que no les bastará con matricularse en una F.P de la que ni siquiera se examinan para que les sean restados años, de que su vida quedará marcada pr destruir la de otros. Entonces, a lo mejor, cambian de forma de actuar.Mientras ellos, no nos respeten a nosotros, no veo motivos para ser buenos con unos asesinos como ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *