Cientos de aficionados recibieron ayer al Atlético de Madrid sin guardar ninguna distancia en el exterior del estadio Wanda Metropolitano | El Chiringuito TV

El bicho del coronavirus ya se está poniendo otra vez las botas gracias a estas concentraciones humanas fruto de la irresponsabilidad personal y la imbecilidad colectiva. El pato lo pagaremos todos con una cuarta ola del covid-19, que ya anuncian las aguas residuales de varias ciudades de España y que nos puede reventar el verano. Pero nada; cada uno y cada una a lo suyo, ahora que priman los derechos y libertades individuales sobre las obligaciones sociales. Seguimos inmersos en una pandemia sanitaria que mata a cientos de personas diarias en España y algunos ya no se quieren enterar de que sus acciones perjudican por completo al resto. Aquí van varios ejemplos de lo que no hay que hacer.

La gran ola submarina del coronavirus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *