«¿Me puedo ir ya? […] ¿Y eso de dónde lo habéis sacado? […] Me siento como raro […] ¿Te han dado algo de información sobre mí? […] Me parece raro que sepas tanto de mi vida. Me intimida»…

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *