El ciclista austríaco Fabio Wibmer hace trial urbano con trucos y saltos espectaculares, muchos de ellos rodados centenares de veces hasta que saliesen perfectos. Atención a las tomas falsas del final, que reflejan la extrema dificultad de los ejercicios.