Película «Los lunes al sol»

Más de 1.40o trabajadores de los astilleros ferrolanos se fueron al paro ayer lunes en el mayor proceso de prejubilación desde 1985, año de la primera reconversión industrial. En sólo 20 años la ría ferrolana ha pasado de tener más de 9.000 trabajadores a contar en la actualidad con algo más de 2.600. Con este nuevo zarpazo el sector naval gallego queda con una herida que sigue supurando. La sangría laboral es fruto de la nefasta gestión de todos los gobiernos que han pisado y pisan la Moncloa, la riada de promesas políticas incumplidas, la ausencia de carga de trabajo y la falta de competitividad. Ahora hay que centrarse en el día después y que los trabajadores jóvenes no pasen en el futuro sus lunes al sol.

Para ello es vital que Europa sea una Unión; que los gobernantes hagan y no digan; que los sindicatos contengan su ira y sólo negocien; que la SEPI se espabile, explore nuevos mercados o productos y revitalice lo que queda; y que los trabajadores asuman trabajar más horas a cambio de lo mismo. Así funcionan en Corea del Sur, ese pequeño país oriental que ha hecho saltar las alarmas en todos los astilleros del mundo. Esta crisis la resume un tópico: renovarse o morir.

 

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *