Ahora que resurgen los fanatismos y extremismos deberíamos preguntarnos quiénes son los culpables de que la extrema derecha y la extrema izquierda (primas hermanas en sus formas, excesos y paranoias) hayan subido como la espuma en estos tiempos tan alocados donde nos sobran oportunistas y nos faltan estadistas.

Rescato este post escrito aquí HACE 15 AÑOS que vuelve a estar de máxima actualidad y refleja lo poco que hemos cambiado y lo poco que hemos aprendido TODOS de nuestros errores:

La tercera España

/ La agenda de los políticos y de ciertos medios de comunicación últimamente dista mucho de lo que realmente preocupa a los españoles. La calle empieza a estar hasta las narices de las tensiones territoriales, el localismo paleto, el revisionismo histórico, el regreso del tira y afloja de las dos Españas, la reapertura de viejas heridas, el innecesario debate sobre si eres rojo o azul o verde o naranja o fucsia…. Ya cansa. Dejemos de perder el tiempo en rencores, fanatismos, partidismos y deudas históricas. Señores gobernantes y señores de la oposición, si no quieren que se les acabe el «chollo» céntrense en el presente y en el futuro, que para eso han sido elegidos. Y aparquen sus rencillas de patio de colegio. Les mira atentamente una tercera España incolora: la más silenciosa y resolutiva, la que no está afiliada a nada y a nadie, la que siempre decide quién será el próximo presidente. La que falta por saltar a la política…

Aunque suena utópico, lo digo: pacten y consensúen ideas y soluciones sobre asuntos de interés general para la ciudadanía, dignifiquen un poco su profesión [si es posible] y aprovechen su histórico paso por los cargos de responsabilidad. Bastante tiempo perdimos el siglo pasado [40 años] como para despreciar cada minuto de este siglo XXI.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *