El ansiado Protocolo de Kioto entra hoy en vigor. El mayor acuerdo internacional sobre medio ambiente obliga a 30 países industrializados a reducir sus emisiones contaminantes, que están causando el cambio climático. Aunque los objetivos fijados son muy raquíticos (que en el 2012 se reduzcan un 5,2% los gases de efecto invernadero con respecto a 1990), es un compromiso histórico que cuenta con el apoyo de 141 países firmantes. Pero, como todo en la vida, hay alguna excepción. En este caso, un grano muy marrano. El flamante presidente de los Estados Unidos de América, George W. Bush, se retiró del Protocolo de Kioto en el 2001 argumentando que es, agárrense, «poco realista y sin fundamentos científicos». El mandatario del país que más ensucia el planeta (emite el 36% de los gases contaminantes entre los países ricos) sigue ignorando al resto de los mortales. Va a lo suyo con una política ciega y errante, bajo la batuta del rey dinero. Todo un cowboy verdugo del clima, y de la paz. ¿Hasta cuándo?

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *