El Periódico de Cataluña

Algunos siguen confundiendo la libertad de expresión con la libertad de agresión. Lo volvemos a ver en los violentos disturbios de una minoría en Cataluña que reclama que salga de la cárcel el rapero Hasel aludiendo a su libertad a decir lo que le plazca, duela a quien duela. Pues no son así las cosas; no es no. La libertad de expresión no es libertad de intromisión, ni de exclusión, ni de agresión. No es una libertad para herir sensibilidades. Tampoco para insultar. Todo lo contrario. Es una libertad y un derecho a manifestar libre y públicamente, por cualquier medio, una opinión, un pensamiento o proponer una acción. Pero siempre desde un respeto, porque la libertad de uno termina justo cuando empieza la del otro. Y ahí radica el problema: arremeter en lugar de respetar. Destrozar en lugar de construir.

El absoluto sinsentido es ver a esos que se autoproclaman «defensores de la libertad de expresión» atacando la sede de un medio de comunicación en el centro de Barcelona porque no publica lo que ellos quieren que publique. Demencial. Anárquico. Desgarrador.

Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable (Voltaire)

La libertad es el derecho de hacer lo que no perjudique a los demás (Lacordaire)

Mientras todo esto sucede, Unidas Podemos sigue sin condenar expresamente la violencia en las calles en protesta por la detención del agitador Hasel. Muy curioso: por un lado el rapero grita «¡muerte al Estado fascista!» en el momento de su detención y, por el otro, Podemos jalea desde Twitter a los «jóvenes antifascistas» que revientan las calles. Un Pablo Iglesias antifascista que vicepreside un Gobierno de coalición en un Estado fascista, según sus cacaos mentales. Ni ellos mismos se aclaran en sus conspiranoias.

En fin… de locos. El desmadre y la policrispación actual vienen de muy lejos, no lo olvidemos. Sobre algo de esto se escribió aquí el 15 de noviembre del 2005, cuando el rapero Hasel sólo tenía 7 años y aún no sabía atarse los zapatos.

La tercera España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *