Multiexposición en cámara del líder de Podemos, Pablo Iglesias | Javier Lizón (EFE)

 
Pablo Iglesias se vuelve a equivocar. Hablando en plata: la vuelve a cagar. Elige muy mal camino al señalar a periodistas públicamente, dejando muy claro lo poco que le gustan los informadores que no le bailan el agua. Es intolerable lo que ha pasado hoy en la Universidad Complutense con el líder de Podemos ya que personaliza en un periodista con nombre y apellidos una crítica general a la prensa. Y eso es sencillamente detestable, propio de regímenes antidemocráticos. Por eso gran parte de la prensa se ha levantado, le ha plantado en su conferencia y le ha mostrado su queja por estas desacertadas palabras:

Las reacciones en Twitter de compañeros periodistas fueron contundentes. Por ejemplo:

Luego vinieron las disculpas y los peros…

En fin. Es muy poco inteligente que Pablo Iglesias haga esto en los días previos al arranque de una posible nueva campaña electoral. Pero no nos equivoquemos, ya enseñó los dientes contra la prensa en el 2013 afirmando lo siguiente: «Que existan medios privados ataca la libertad de expresión»… El mismo Pablo Iglesias que se ha dado a conocer en medios privados (especialmente La Sexta), dispara tranquilamente contra ellos manifestando un desconocimiento profundo del sector periodístico. Aquí está el vídeo con el momento exacto en el que suelta una frase como mínimo preocupante:

2 comentarios en “Pablo Iglesias se vuelve a equivocar”

  1. Que se puede esperar de un tipejo totalitarista y antidemocrático como el
    Viva la libertad de expresión
    Fuera los sectarismos

  2. leía los tuits sobre el comportamiento de Pablo Iglesias señalando a un periodista concreto y personalizando en él el trabajo de la prensa y no daba crédito. Me parece una actitud totalmente deplorable e impropia de alguien que se presenta a unas elecciones generales como presidente del gobierno. Puedo estar de acuerdo en que hay cosas que se pueden y se deben criticar a la prensa actual, pero jamás personalizando en la figura de alguien concreto el trabajo de toda una profesión. Ahora bien: de la misma forma que los periodistas abandonaron la conferencia de Pablo Iglesias tras este desafortunado episodio como muestra de dignidad, también debieron hacerlo cuando otros políticos no admiten ni preguntas en sus ruedas de prensa o se presentan a los periodistas A través de una pantalla de plasma, eso también es un ataque contra la dignidad de la profesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *