Uno de los mensajes que destaca actualmente la web de Podemos le viene como anillo al dedo a la crisis interna que vive el partido tras la polémica por el nuevo chalé de 600.000 euros de Pablo Iglesias e Irene Montero. El debate es intenso. Por un lado están los que defienden al amado líder del partido morado argumentando que puede hacer con su dinero lo que le dé la santa gana. Por otro, los que consideran que la compra de ese chalé en la Sierra madrileña traiciona el espíritu del 15-M y es una incoherencia absoluta con todo lo que predicó Pablo Iglesias sobre la casta y la pasta. La realidad es que Iglesias y Montero anuncian una consulta esta semana a las bases del partido (casi medio millón de afiliados) sobre si deben dimitir o no. Y todo ello sin consultar a la propia Ejecutiva de Podemos… Un plebiscito exprés que refleja el personalismo de una formación política que nació asamblearia y que Iglesias y su novia manejan ahora a su antojo. Hasta que les dejen.

El lunes, con la publicación del escrutinio, saldrán de dudas en Podemos. O quizá entren en un nuevo mar de dudas por la credibilidad perdida, por la huida de votos y por ese manido refrán popular de que una cosa es predicar, y otra dar trigo.

    2 comentarios en “¿Hay que echarlos?”

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *