El doctor César Carballo es médico de urgencias desde hace casi 20 años  y ha trabajado en diferentes hospitales de referencia en España. Actualmente es Adjunto en el Servicio de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. En marzo del 2017 dio una charla a profesionales y autoridades sanitarias en la que  advertía que habría que prepararse frente a bombas biológicas, es decir, la llegada de pacientes con virus letales. Nadie le hizo caso y lo tacharon de alarmista.

En esa charla expuso esta diapositiva en la que clava lo que nos está pasando con el maldito coronavirus: «Es inevitable que haya una pandemia mundial cuando se ha demostrado un reservorio en animales ilimitado, una transmisión animal-hombre y una presión demográfica y unas costumbres ancestrales, que hacen inevitable el contagio… Sólo falta que la letalidad del virus disminuya y posibilite el desplazamiento del huesped…»

 

El doctor Carballo sigue al pie del cañón en Urgencias viendo cómo evoluciona la pandemia del COVID-19 y, sin quererlo, se ha hecho viral por este par de vídeos. En estas dos interesantes y largas entrevistas cuenta –entre otras muchas cosas– cómo las autoridades no se tomaron en serio sus advertencias de hace años; cómo los médicos italianos avisaron a sus colegas españoles que el virus que nos venía era muy potente, algo nunca visto; cómo España no afrontó con seriedad esta brutal pandemia; y cómo las cifras que actualmente ofrece el Gobierno español son inferiores a las reales.

Habla un experto en la materia que también se está jugando la vida cada día con enfermos del COVID-19. Nos cuenta la escalofriante realidad de un virus muy traicionero del que se conoce muy poco y que ha sorprendido a toda la comunidad médica por su virulencia y alta infectividad. Busca huecos, porque compensa mucho ver estos dos vídeos.

Vídeo de hace una semana: 1,3 millones de visualizaciones en estos momentos:

Vídeo de hace cinco días: 1,4 millones de visualizaciones hasta ahora:

La inmensa negligencia de China al ocultar casi dos meses el coronavirus

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *