Dos ejemplos de lo que muy pocos mortales pueden hacer sobre dos ruedas. Dos vídeos espectaculares de malabaristas del manillar que hacen posible lo imposible, que desequilibran el equilibrio, que dan vértigo a ras de suelo. Sin complejos. Sin palabras:

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *