Efe

Habemus Presupuestos Generales del Estado. Es decir, Pedro Sánchez ya ha conseguido amarrar fuerte la legislatura e instalarse cómodamente en La Moncloa por unos años. Como la política es cada vez más el arte de lo sucio y traicionero, Sánchez ya tiene vía libre para remodelar su Gobierno cuando le plazca y apartar a la gran mosca cojonera del Consejo de Ministros. Es decir, al vicepresidente Pablo Iglesias. El movimiento de fichas puede ser político o mediático, con calculadas bombas informativas debidamente filtradas desde las alturas. El resultado será el mismo: te utilicé para atornillarme a la poltrona y ahora me sobras, por lengua muy larga y lealtad muy corta. Así que sibilinamente diseño tu final en Moncloa. Atentos a sus pantallas en los próximos meses, porque empieza a ser más que evidente que al líder morado le ha llegado ese tictac que tanto le gustó proclamar para sus adversarios políticos y económicos. 

La lección de Galicia y el País Vasco: moderación y equilibrio

Pablo Iglesias, otro vendedor de humo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *