El catalán Gerard Pla Daró y el argelino Nassim Zaouche no se conocían. Coincidieron en una estación de París y el destino les unió ante uno de esos pianos solitarios de la campaña “A vous de jouer” (Te toca a ti). El primero empezó a teclear de oído la pieza “Una mattina” de Ludovico Einaudi. El segundo se le acercó por detrás y ante la fascinación silenciosa de los presentes se sumó a la fiesta sin pedir permiso. Pronto esos 20 dedos empezaron a jugar con la melodía, la improvisación y el divertimento de hacer algo inimaginable segundos antes. Una buena prueba de que tocar de oído en la vida no impide que un desconocido te pueda ayudar y divertir sin pedir absolutamente nada a cambio.

Boquiabierto

Aprovechando esta fabulosa campaña de pianos solitarios en busca de dedos magistrales, ahí va otro ejemplo de virtuosismo anónimo callejero.

Un comentario en “20 dedos improvisando”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *