Ojo a este intenso post que escribe Marta Palacios. Describe muy bien una estrategia sutil, perversa y terriblemente tóxica de las personas manipuladoras, que cuando son descubiertas en una traición «se presentan como seres inocentes, bondadosos y maltratados por un mundo injusto». No tiene desperdicio.

Copio, pego y enlazo:

«Hoy quiero hablaros de un tipo de abuso emocional sutil que utilizan las personas manipuladoras para hacer dudar a su víctima sobre la verdad y así esconder sus verdaderas intenciones o desviar la atención sobre el juego de manipulación que están ejerciendo. El término se popularizó gracias a la película de Thorold Dickinson, LUZ DE GAS de 1940, donde el protagonista casi lleva a la locura a su esposa, escondiendo objetos, cambiándolos de lugar, deformando su percepción de la realidad, para así poder encerrarla en una institución psiquiátrica  y quedarse con su fortuna. Es un caso llevado al extremo pero que comparte “modus operandi” con situaciones habituales en relaciones tóxicas donde uno/a puede llegar a sentir que le están volviendo loco, loca. Esta técnica de manipulación funciona de esta manera…» [+] Ser Feliz

PD: 1 año.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *