La banda terrorista ETA puso una bomba en el Hotel Port Denia, en la localidad alicantina de Denia. El artefacto explotó a las 15.15 horas, en plena retransmisión de los telediarios, y afortunadamente sólo causó heridas leves a dos personas, aunque sí cuantiosos daños materiales. A dos días de que el Plan Ibarretxe sea rechazado en el Congreso de los Diputados, ETA ha vuelto a dejar claro que no le gustan los parlamentos, ni los diálogos, ni los políticos, ni la democracia en sí. Su única fijación: destruir a todo aquél que no piense como ellos.