HAEVN – Other side of sea

Tragarse las palabras del día anterior está siendo un gran ejercicio colectivo. Hemos pasado del follón por declararse el Estado de Alarma al confinamiento geográfico de 40 millones de españoles. De un plumazo y sin tiempo para digerirlo. Casi 800 muertos y 100.000 contagiados en sólo una semana nos han puesto a todos firmes.

Hasta que no estemos de verdad unidos contra el covid-19, el único y gran enemigo que tenemos, el bicho seguirá infectando nuestros cuerpos y estados de ánimo. La mejor vacuna es nuestra responsabilidad diaria, cumplir las medidas que nos sabemos de sobra y ser muy prudentes. Por mucho que nos quejemos, en casa se está infinitamente mejor que en la uci de un hospital. El tiempo ya nos está poniendo a todos en nuestro sitio, especialmente a los que pinchan y cortan desde los despachos. Pero no caigamos en el desánimo. Si cada uno de nosotros hace las cosas bien, seguro que le daremos una buena patada al coronavirus para expulsarlo de nuestras vidas. Mucha conciencia, ciencia y paciencia, y menos estampidas insolidarias de urbanitas devoradores de puentes festivos.

Autoconfinamiento social: De casa al trabajo, o al aula, y vuelta a casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *